Fusion Fria= Energía Limpia + Seguridad

4 November, 2011 por Energia Dejar una respuesta »

Cuando pensamos en el término “nuclear” lo primero que puede venir a nuestra mente son las plantas de fisión nuclear, con más de 800 instalaciones de este tipo alrededor del mundo y que hasta ahora han sido la causa de grandes devastaciones y contaminación.

 

¿Qué sucede cuando existe la menor falla en este tipo de plantas? Pese a que los niveles de seguridad cada día son más estrictos y deben cumplir con muchas normativas tanto físicas como gubernamentales, además de contar con planes de contención y evacuación, tenemos catástrofes masivas, miles de personas afectadas para el resto de su vida y parte del planeta que queda devastada por la altísima contaminación y desechos tóxicos que eliminan las plantas de fisión nuclear.

 

Transporte de residuos nucleares transuranidos

 

Materiales como el uranio o el plutonio generan mucha energía pero el precio a pagar es demasiado alto, no solo por el costo del material, construcción y mantenimiento de instalaciones, sino el costo humano y ecológico que realmente no tienen precio.

 

La contaminación de estas plantas no es atmosférica como la producida por los combustibles fósiles, ya que no emite ningún tipo de gas que contribuya al calentamiento global, sin embargo, los residuos nucleares de estas plantas emiten  radiaciones alfa, beta y gamma, muy nocivas. Estos residuos deben ser almacenados dependiendo de su nocividad en depósitos geológicos muy profundos por largos periodos de tiempo, hasta conseguir que los residuos se  desintegren, en el mejor de los casos 6600 años y el peor de los casos 2 millones de años.

 

La idea de muchos países en un futuro es poder cerrar estas instalaciones por completo, el problema que se avecina con estos cierres es la manera en que las enormes cantidades de energía producidas van a ser reemplazadas.

 

Sin embargo, con el redescubrimiento de la Fusión Fría, podemos enfrentarnos a una posibilidad alentadora de suspender el uso de este tipo de plantas nucleares y dar paso a una forma de generación de energía limpia y sin emisión de ningún tipo de contaminación o residuos tóxicos, ya que los materiales empleados para este tipo de actividad no son radiactivos: níquel, paladio, deuterio, hidrógeno, entre otros.

 

En el caso del E-Cat de Andrea Rossi, se puede hablar de materiales 100% reciclables: níquel, plomo, hierro y cuyos residuos son: cobre y helio. Sin contar con que los riesgos inminentes de una planta de este tipo son cero, primero porque no producen materiales ni desperdicios radioactivos y en caso de que la temperatura llegara a elevarse demasiado y perder el control de la misma, las consecuencias serían que el níquel se fundiría y el proceso se detiene por falta de material.

 

La Fusión Fría tiene aun muchos detalles por pulir, pero estamos ya a las  puertas de una nueva forma de energía, esperemos que los esfuerzos de estos científicos den los frutos que tanto necesitamos y la nueva perspectiva de un futuro con energía accesible para todos.

 

¿Qué te parece? Deje su comentario aquí ...

Publicidad

Comentarios cerrados.